jueves, 28 de febrero de 2013

TV Series: Breaking Bad


Breaking Bad comenzó su andadura allá por 2008 cuando a Walter White, profesor de química de instituto, le diagnosticaron un cáncer de pulmón terminal. Por aquel entonces, Walter tenía un segundo trabajo en un lavadero de coches, para poder pagar las facturas, un hijo con parálisis cerebral y una esposa embarazada. Ante semejante percal, Walt se plantea qué va a ser de su familia cuando él muera. La desesperación y una serie de casualidades con algunos conocidos (su cuñado Hank y su antiguo alumno Jesse Pinkman) lo llevan a meterse en el mundo de la droga, hasta que termina haciéndose un nombre como cocinero y traficante de metanfetamina. A día de hoy la serie va por su quinta y última temporada, y la evolución que ha sufrido tanto la historia como sus personajes es brutal.

Jesse Pinkman
La serie comienza despacio, con un ritmo tranquilo que permite al espectador asimilar la catastrófica situación de Walt. Al principio hay grandes dosis de drama debido al tema del cáncer pero con el avance de los episodios y las temporadas se va redireccionando toda la serie hacia el tema principal: la transformación de Walter.

Un recurso bastante utilizado son los flashbacks y flashforwards que mantienen la curiosidad del espectador a lo largo de los capítulos para ir recomponiendo esos puzzles que se nos plantean. Por otro lado, la serie consigue mezclar con mucho acierto un ritmo general pausado, lleno de silencios significativos, con explosivas escenas de acción y adrenalina. La combinación es inmejorable y le aporta a la serie un feeling especial.

Los protagonistas de la serie viven en Albuquerque, Nuevo México, y por tanto, abundan las escenas en pleno desierto abrasador. Incluso en la ciudad, los planos muestran esas largas carreteras, esas casas solitarias y esa típica tranquilidad de la zona. Con todo, la ambientación está muy lograda y viene acompañada por unos personajes interesantes y bien construidos. Cada uno con su particular forma de ser, irán evolucionando y adaptándose a medida que avanza la trama.


Walter y Jesse cocinando meta.

Breaking Bad explora el concepto del bien y del mal, tantea el límite al que se puede llegar antes de cruzar irremediablemente al otro lado. Juega con las decisiones desesperadas y las consecuencias que conllevan. Introduce a sus personajes y al espectador en un círculo vicioso del que es difícil salir y va haciendo la pelota cada vez más grande mientras esperamos a que todo explote por algún lado, sin saber muy bien por donde nos llevarán los guionistas en cada ocasión. Es una serie cargada de sorpresas, siempre se guarda algún as en la manga para cuando creías que ya lo habías visto todo. A falta de tan sólo media temporada para el final definitivo de la serie, la tensión del final del último capítulo emitido mantiene a los seguidores pendientes del esperado desenlace.

Una serie destacable, muy recomendada, que ofrece grandes dosis de entretenimiento. Si aún no la has visto, no esperes a que Heisenberg venga a por ti y te obligue a verla, yo por si acaso empezaría ahora mismo.

6 comentarios:

  1. Una de las mejores series en mucho tiempo. Sólo falta que el final sea redondo para convertirse en una obra maestra.
    ¡Buena reseña!

    ResponderEliminar
  2. He visto todas las temporadas menos la última y es una serie muy buena, algunas me han gustado más pero en general la recomiendo
    besos

    ResponderEliminar
  3. Sin duda tengo muchas ganas de empezar con esta serie, y más que ahora en unos meses dan el final... así no tengo que aguantar "esperas", que ya bastantes series tengo empezadas :D

    ResponderEliminar
  4. Breaking Bad es LA SERIE. Para nosotras, la mejor serie de la historia de la televisión.

    ResponderEliminar
  5. Respuestas
    1. Me la apunto, que esa no la he visto y no es la primera vez que me la recomiendan.
      Un saludo!

      Eliminar

Me gustan los comentarios, es más, me alegran el día. Pero, por favor, siempre desde el respeto y que estén relacionados con el contenido de la entrada en cuestión. Para cualquier otra cosa o para pedirme que me pase por vuestros blogs podéis usar el email (annikachocoink@gmail.com).
Así que, comentad sin miedo, espero vuestras opiniones!