lunes, 23 de mayo de 2011

Harry Potter y la Piedra Filosofal

"Harry Potter se ha quedado huérfano y vive en casa de sus abominables tíos y el insoportable primo Dudley. Harry se siente muy triste y solo, hasta que un buen día recibe una carta que cambiará su vida para siempre. En ella le comunican que ha sido aceptado como alumno en el Colegio Hogwarts de Magia. A partir de ese momento, la suerte de Harry da un vuelco espectacular. En esa escuela tan especial aprenderá encantamientos, trucos fabulosos y tácticas de defensa contra las malas artes. Se convertirá en el campeón escolar de quidditch, especie de fútbol aéreo que se juega montado sobre escobas, y hará un puñado de buenos amigos... aunque también algunos temibles enemigos. Pero, sobre todo, conocerá los secretos que le permitirán cumplir con su destino. Pues, aunque no lo parezca a primera vista, Harry no es un chico normal y corriente: ¡es un verdadero mago!"

En Harry Potter y la piedra filosofal conocemos al famoso niño mago. Huérfano y marginado por sus tíos, Harry sobrevive como puede intentando molestar lo menos posible. Hasta que empiezan a pasarle cosas extrañas. Le llega una carta diciendo que le han admitido en un colegio de Magia y Hechicería y conoce a Hagrid, un gigante que le asegura que es un verdadero mago. El resto es de sobras conocido por la mayoría, y para el que no, no sé a qué espera para empezar a leer esta saga.
Portada original inglesa

Poco puede decirse de esta novela, a estas alturas, que no se haya dicho ya. Así que me centraré más en mis impresiones y anécdotas que en una reseña propiamente dicha. Cuando leí este libro ya habían sido publicados en castellano los cuatro primeros libros y se habían estrenado las dos primeras películas. La saga empezaba a ser conocida pero nunca había llamado mi atención. En verano de 2003, con mucho tiempo libre y horas de piscina, le pedí a una amiga que me dejara el libro. Lo devoré en un par de días y aunque me pareció bastante infantil me gustó lo suficiente como para pedirle el siguiente.

Portada inglesa adulta
Lo leí en catalán y recuerdo que no me gustó la traducción (ya por aquél entonces era quisquillosa con estas cosas). Pero la pluma de J.K. Rowling tenía algo que me cautivó en esa primera aventura del niño que sobrevivió. Tal vez fue la magia de Hogwarts, de sus personajes o de la propia historia. El caso es que me hizo seguir leyendo y eso, a fin de cuentas, es lo que importa.

Lo mejor de este libro es el conocer todo el mundo mágico, empezar a descubrir pequeños detalles de la historia de Harry Potter, encariñarte de sus amigos y empezar a odiar a sus enemigos. Un gran primer paso siguiendo la estela de la piedra filosofal.

Lo peor sería el ambiente más infantil y aniñado. Aunque tal vez si lo hubiera leído unos años antes esto no me hubiera molestado.

De la película poco tengo que añadir, magnífica adaptación.


Título original: Harry Potter and the Philosopher's Stone
Año de publicación: 1997; 1999 en España (por Salamandra)


Otras reseñas de la saga en: Semanas Pottéricas.

2 comentarios:

  1. Nunca me cansaré de ver y leer Harry Potter :-)

    ResponderEliminar
  2. Es verdad que es el más infantil de la saga, pero también es el libro con el que descubrimos el mágico mundo de Hogwarts, ya solo por eso tiene un lugar muy especial para mi entre los libros de la saga. Bsos

    ResponderEliminar

Me gustan los comentarios, es más, me alegran el día. Pero, por favor, siempre desde el respeto y que estén relacionados con el contenido de la entrada en cuestión. Para cualquier otra cosa o para pedirme que me pase por vuestros blogs podéis usar el email (annikachocoink@gmail.com).
Así que, comentad sin miedo, espero vuestras opiniones!