domingo, 17 de septiembre de 2017

Reseña: Peter Pan y Wendy [J.M. Barrie]








«La segunda a la derecha y todo seguido hasta el amanecer. Éste, según había dicho Peter a Wendy, era el camino para llegar al País de Nunca Jamás; pero ni los pájaros, llevando mapas y consultándolos en las esquinas de más viento, habrían logrado llegar con esas señas.»

Observad esta enorme luna llena, admirad el gran barco pirata que navega silencioso por esta laguna de ensueño. Sentaos a observar el firmamento estrellado, sentid el aroma del millar de aventuras que os aguardan en esta isla y decidme sino ardéis en deseos de volver a la infancia para disfrutar libremente de este mundo de fantasía. Desgraciadamente, no se puede viajar atrás en el tiempo pero tengo una buena noticia para vosotros, gracias a esta preciosa edición de Austral del clásico de J.M. Barrie, el trayecto hasta el País de Nunca Jamás será mucho más sencillo y placentero que nunca. Agarraos bien a las cubiertas del libro y dejad que empiecen a volar las páginas, pues el viaje no ha hecho más que comenzar.

Disney ha hecho mucho por los niños del mundo y debemos reconocerle el mérito de popularizar tantísimas historias, cuentos y leyendas. Sin embargo, la visión endulzada que nos suele ofrecer no es la única que existe. En ocasiones merece la pena volver a los orígenes para apreciar los detalles y matices que imprimen otra visión a la historia y que nos permiten realizar otra lectura, desde la madurez, de esas historias que nos encandilaron de pequeños.

Peter Pan y Wendy es un ejemplo ideal. Toda la novela desprende magia e imaginación y el viaje que realizamos junto a Wendy desde el primer momento hasta la última página está cargado de esa fantasía con la que tanto nos ha gustado siempre soñar. Junto a la emoción de todas estas aventuras nos vamos encontrando con los pequeños detalles que enriquecen la lectura y nos plantean reflexiones que seguramente nos pasaron inadvertidas en nuestra más tierna infancia. La arrogancia de Campanilla y la crueldad de Garfio son tan solo una primera invitación. De ahí pasamos fácilmente al egoísmo despreocupado de Peter, el miedo y la necesidad de aceptación de los niños perdidos, la necesidad de infancia contrapuesta a las ganas de crecer de Wendy o la agonía de unos padres desesperados. Todo ello para mostrarnos una verdad que todos debemos reconocer y aceptar en algún momento de nuestras vidas, cada uno a su debido tiempo.

La prosa de J.M. Barrie nos va llevando de la mano a lo largo de la historia, adelantando pequeños retales de información en algunas ocasiones y guardando secretos en otras. Nos hace saltar de aquí para allá al son del polvo de hada mientras va enhebrando la aventura, sin perder jamás de vista su destino final. Le acompañan una serie de ilustraciones, obra de Francis Bedford Donkin, que acentúan todavía más el estilo clásico de principios del siglo XX. Todo esto, unido a la fantástica edición de Austral hacen de esta novela un indispensable en la biblioteca de cualquier intrépido lector. Para que, llegado el momento, podamos echar la vista atrás unos instantes y recordar a Peter con cariño antes de continuar con nuestras vidas de adultos. Y así debe ser ya que, todos los niños, menos uno, se hacen mayores. Y así será siempre, mientras los niños sean alegres, inocentes e insensatos.

J.M. Barrie
Título original: Peter Pan y Wendy
Autor: J.M. Barrie
Editorial: Austral
Año de publicación: 1928, 2017 esta edición
Número de páginas: 253
ISBN: 9788408167167

1 comentario:

  1. Un clásico!
    Lo leí hace ya un montón y me gustó bastante =)

    Besotes

    ResponderEliminar